Espejismo?

Espejismo

Estaba en lugar desolado, donde el viento soplaba al ras del suelo levantando el polvo y la arena del ese inmenso desierto, pos causa de eso poco al lo lejos se podía ver, yo trate de guiarme entre esa tormenta de polvo, me cubría lo mejor que podía el rostro, seguía caminando a pesar de que estaba sediento.

De pronto la tormenta tomo fuerza y mi visión se volvió nula, aun así seguí caminando, no podía quedarme hay, con las pocas fuerzas que tenia seguía mi camino, sin saber a donde me dirigía, cuando sentí que la tormenta ceso dejo descubrir mi rostro, para mi sorpresa llegue al ojo de la tormenta, donde todo esta calmo, al ver a mi alrededor veía el gran muro de viento y arena que me rodeaba, no podía ver nada mas allá de aquel muro.

-Rayos!!- grite, molesto.

Y cuando escucho una voz, que dice.

-No te puedes ir-.
-Déjame~!!- le respondo, a lo que esa voz dice.
-Dame lo que deseo y te dejare marcharte-.
- Y, Que es?-pregunto, sin dudar.

La voz callo en silencio, lo primero que pensé fue que era mi imaginación, eso fue así hasta que escuche unos pasos, detrás de mi, a pasar del sonido aullador del viento, logre distinguir ese sonido, cuando me volteo, veo a una mujer vestida de blanco, cuyo rostro era tapado por un velo, blanco, no podía distinguir mas nada mas que su ojos, carmesí, con una mirada que desnuda el alma, de una vez sin vacilar.

-Que deseas de mi?- le cuestione, sin dudar, a lo que ella me mira.
-Tu alma- exclama esa mujer, con un tono de voz suave.

Luego sentí como la arena me rodeaba, ella se me acerco, no me podía mover, la arena me sujetaba, la mujer se mas acerca y pone rostro a lado del mio, ella se quita el velo, y algo se clava en mi cuello.

Luego despierto bajo la sombra de una palmera a orillas de una playa, era un hermoso día cálido y fresco por la brisa del mar, todo fue un sueño, me dije, me regreso al hotel, pero me quedo en schock cuando veo una mujer vestida de blanco, con un velo, en le lobby del hotel, ella ya se iba, del hotel, evite cruzar mi mirada con la ella, hasta que voltie y la veía subirse en un taxi, ella se percato y me miro, con su mirada penetrante, sentí como que algo me pico el cuello, yo simplemente trague saliva, no me calme hasta que se marcho del hotel.