Diario de Yuki [Ep.: Diez + Diez]

Cualquier parecido con la realidad en solo me coincidencia.
Imagen enviada
Capitulo 20:
"La guerrera legendaria."

En toda escuela//colegio//instituto que tiene muchos años de existencia se creen mitos y leyendas, que van de generación en generación. Son lo que llamamos historias de fantasmas.

Esta que las contare se remonta a la época de la dictadura, cuando se fundó mi lugar de estudio. Según la historia una bella joven de segundo año de secundaria, vio algo que no debió a ver visto,  como el padre de una iglesia tenía relaciones con una alumna. Eso paso por salió tarde de su servicio de asistencia a la iglesia de la escuela/instituto/colegio, por mala suerte para ella tuvo que pasar cerca del despacho del padre, cuando escucho algo no pudo evitar entrar, para decir que ya se iba a su habitación, su cara que de sorpresa al ver la escena fue grande y salió corriendo a toda prisa antes de que el padre o la joven estudiante con la que tenía relaciones en ese momento dijera algo. La joven mantuvo en secreto lo que vio, temía por que pudiera pasar si no le creían, además de que esta confundida, como alguien que prometió servir adiós haría algo así y con una chica menor que allá.

Al poco tiempo, comenzaron los rumores sobre lo que hacía el padre por las noches, y este por lógica fijo su atención en la joven, como la culpable. Pero nada podía hacer la joven se mantenía siempre cerca de las monjas que de brindaron protección y asilo, las monjas que eventualmente no dejarían que él le hiciera algo a la joven. Con el tiempo, las acusaciones del padre se agravaron y la iglesia se vio a la obligación de expulsarlo, porque además de que se acusaba de tener relaciones con jovencitas, también se le acusó de practicar el satanismo, esto dicho por una de sus tantas amantes. Hubo paz un tiempo hasta que comenzó a pasar, que cada una de las chicas con que padre tuvo relaciones era brutalmente asesinada en un ritual de satanismo,  se culpó al padre y este fue encerrado, pero ni así lo asesinatos cesaron. Algo faltaba algo que la policía no sabía, paro la joven si, la noche en que vio lo que paso había alguien más en esa habitación además del padre y su joven amante. La chica no le temía al padre, sino a él, un hombre con una mirada sin vida, vacía, gélida y fija en ella, le conto eso a las monjas y luego a la policía, más tarde desapareció. El asesino serial fue atrapado y por su forma de actuar y ser se concluyó que esta poseído por un demonio, dado que hacia muchas cosas inexplicables, pero nunca se supo de la chica, poca gente se preocupó por ella, era huérfana y su única familia eran las monjas.

Y que tiene que ver esa historia de fantasma conmigo, pues digamos que poco después de que defendí a Rubí la primera vez que nos conocimos, la gente pensó que era la reencarnación de esa chica, creo por tenía un gran parecido con ella y por qué según la leyenda su espíritu vagaba por la escuela/instituto defendiendo al más débil en espacial a las chicas, bueno técnicamente me la pasaba golpeando a los chico y más en semi internado, dado que se la pasaban molestando a las chicas, cruzando a su lado de la escuela/instituto y por miedo a que siguieran molestando a mi amiga, le defendía con uñas y dientes. Donde estudio tiene internado y semi internado, estuve con Rubí un año en semi internado. Si durante mi primer año en esa escuela estuve en semi internado, mi padre se estaba instalando y no tenía tiempo libre para cuidarnos, así que la escuela le sugirió eso. La comida no era mala, además d que teníamos profesores que no ayudaban con la tarea, clases extra por así decirlo. En ese lugar me gane la fama de la más ruda o más loca, además de ser llamada legendaria, creo que la idea de que mi cuerpo era poseído por el espíritu vengador de una chica, es por el hecho de después de una siesta mi caballo se ponían de punta, quizás por la estática, o en verdad tenía un fantasma usado mi cuerpo en ese momento. Bueno vaga mente recuerdo como se daban las cosas, pero sé que fui yo la que arreglo las cosas en varias ocasiones, los chicos eran fuertes, pero tenían que tenerme respeto, hasta lo mayores que yo, el punto débil del hombre para que caiga a mis pies bien lo conocía.

Alguien me hizo recordar esos inicios, cuando fue por mi ayuda, era una miembro de los cuervos la banda rival de los mascara, cuando ella (pelo negro, trenzado en una sola cola, tés clara y ojos negro, vestía el uniforme femenino) fue a buscarme estaban con las chicas, su petición era que habla con el líder de los mascara para una tregua, a la cual me negué, pero ella insistió tanto  que hasta mis amigas me pidieron que la ayudara. “Tú no eres la joven chica, que en sus primeros años en esta escuela ayudaba al más débil." dijo Cristal, con una sonrisa y con la vista en mí, sentí como si intentare desnudarme con mirada,” Yuki es muy famosa, las chicas en los vestidores hablan mucho de ella." menciono Estefany, le mire con los ojos entre abierto, la admiración de esa chica por mí me estaba ahogando, ella solo se rio, al cabo de un rato, todas mis amigas comenzaron hablas de las virtudes de mi aparente poca feminidad, la chica fue a buscarme cada vez se emocionaba más y menos intención tenia de irse. Como sea al final se di, a su petición, además los mascara me de debían por lo de sacar fotos de las chicas de club de gimnasia, claro que les di su castigo, pero fue uno muy leve. Acordé con la chicas ir a la base de los mascara después de clases, quería salir de eso rápido, la chica vino conmigo, Rubí no me quiso dejar sola, pero Estefany y Cristal tuvieron la misma idea, bueno Cristal se lo deje pasar por que no caminaría desde la escuela a la base de los mascara. Cuando llegamos a esa vieja bodega, los mascara se sorprendieron de verme, además temían dejarme pasar, comenzaron a dar escusas, eran por casualidad chicos que me conocían.

Rubí y Estefany se asustaron un poco, y cada uno me tomó de un brazo, Cristal y la chica de la petición. "Dime chica cuervo. Cuál es tu nombre?" pregunte en un tono rudo y sin mirarle a ella, si dure todo el proceso en preguntarle su nombre, pero no mis amigas le preguntaron, "Marian es mi nombre Yuki-sempai." contesto ella. “Bien" fulmine los que estaban en mi camino con la mira "Díganle a Carlos, que yo Yuki traje a la joven Marian a hablar con él." dijo con un tono de voz, diría que de supremo comandante, pero exageraría un poco. Seguía con sus escusas, hasta que salió un tipo fortachón y presumiendo que no debían temerme, los chicos le advirtieron pero el no escucho y de una patada lo puse a mis pies.

Trato de volver se a levantar para desquitarse, pero la puerta de la bodega empezó abrirse y salió un joven alto de tés  morena, delgado, tenía algo de músculos en los brazos y el pelo negro crespo trenzado "Valla Yuki tu no cambias, sigues haciendo ese movimiento, que pasaría si el que enfrentas usa protector." dijo una voz masculina algo familiar, al abrirse la puerta de la bodega, "Nadie es tan precavido como tú, Carlos." dije, todos nos quedamos unos segundos intercambiando miradas, ni idea del por qué, yo solo quería que él nos invitara a pasar, lo cual hizo después de hablar con su subordinados. Entramos y fuimos escoltadas por él, mucho me observaron cuando caminaba por los pasillos de esa bodega y murmura cosas, eso me irritaba. “Bueno que te trae aquí, vieja amiga." dijo tomando asiento tras un escritorio, el larguirucho ese, me trata con mi familiaridad, "Traigo a esta chica. Tiene algo de que desea hablarte." le hago seña a Marian para que dé un paso al frente y lo hace parándose a mi lado, "Y de que quiere hablar." pregunta Carlos, "Proponer una tregua entre "Los cuervos" y "Los mascara", Marian dile.". La chica acepto mi orden y comenzó hablar de los problemas internos que tenía su banda y también de las víctimas que había en el proceso, por la guerra de pandillas, fueron unos pocos minutos de explicaciones y razones por que hacer la tregua, seguidos de unos segundos de silencio. "La respuesta es no." dijo el, los presentes en el lugar comenzaron a murmurar, las chicas tenían miedo, solo Rubí y Estefany, Marian quería decirle algo a Carlos, pero le hice seña de que dejara hablar con el "Dime una razón. Carlos." el chico alzo la vista y la fijo en mí, "Que ganare con la tregua, que beneficios tendré." dijo el con un tono de voz suave y masculino, "Supongo que eso se puede arreglar, como que quieres por parte de los cuervos." cuestiono, "De los cuervos no quiero nada, quiero algo de ti." dijo el, "De mí, que?" supongo que alce una ceja algo confundida, "Que seas mi novia.”. La cara de sorpresa que puse y silencio que se rompió en con el "QUE~!!" potentemente sonoro de mi parte, supongo que fue todo un espectáculo, "Estas loco, yo tu novia, ni en sueños." dije molesta y cruzando los brazos, "Y por quieres ser novio de Yuki?, Carlos." pregunto Cristal que había estado en silencio, cuidando de las temerosas Rubí y Estefany. “Tener de mi lado a la legendaria, sería un gran logro." sonó tan arrogante, como para irritarme, "Valla tu fama te precede." dijo Cristal con una risa, "Ha...Ni me lo recuerdes." mencione molesta.

To be continued